Cooperativismo 2021-04-09T15:14:41+00:00

CACSA, R.L. se mantiene a la vanguardia con nuevas tecnologías para hacer más fácil la vida de nuestros usuarios.  Lo invitamos a que visite nuestras redes sociales para que se mantenga diariamente informado de todas la noticias o eventos.
Recuerde que CACSA es su mejor elección.

COOPERACIÓN

Cooperación significa trabajar juntos para alcanzar una meta común.

COOPERATIVISMO

El cooperativismo es la cooperación racional, transformado en una concepción doctrinaria con una filosofía, valores y principios que se practican en la actualidad como una concepción socioeconómica, basada en la ayuda mutua y la solidaridad.

¿QUÉ ES UNA COOPERATIVA?

Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada.

VALORES Y PRINCIPIOS COOPERATIVOS

Entendemos como valores, aquellas convicciones profundas de los seres humanos (y por extensión de las organizaciones creadas y gestionadas por las personas) que determinan su manera de ser y orientan su conducta.

Los valores tradicionales, universalmente reconocidos, del cooperativismo son: autoayuda, autorresponsabilidad, democracia, igualdad, equidad, solidaridad. Siguiendo la tradición de sus fundadores sus miembros creen en los valores éticos de honestidad, transparencia, responsabilidad social y preocupación por los demás.

Autoayuda y Autorresponsabilidad. Se funda en la creencia de que cualquier persona puede y debe esforzarse por controlar su propio destino. Los cooperativistas asumen que el pleno desarrollo individual sólo puede tener lugar en asociación con otras personas.

La acción conjunta y la mutua responsabilidad permite a los individuos ampliar sus logros, además de aumentar la influencia colectiva ante los gobiernos (respecto de la que podría ejercer cada persona actuando aisladamente) y en el mercado.

Democracia. La organización cooperativa debe ser gestionada democráticamente, es decir, con plena participación de sus asociados, con voz y voto en las asambleas y a través de la Junta de Directores cuando la Asamblea no se encuentra reunida. Los directivos de la Junta juegan en este sentido un rol muy importante en las cooperativas, ya que deben promover que el conjunto de los asociados participe en los procesos de gestión.

Igualdad. En las cooperativas todos los asociados tienen iguales posibilidades de participar, de ser informados, de elegir y ser elegidos, de tomar decisiones, de exponer sus puntos de vista sobre la política que deberá seguir la cooperativa y de ejercer algún cargo en la Junta de Directores, la Junta de Vigilancia o el Comité de Crédito.

Equidad. Se refiere a la distribución de los excedentes de la cooperativa. No debe confundirse equidad con igualdad. Equidad es dar a cada uno lo que le corresponde según sus méritos y condiciones. En el caso de las cooperativas, implica una distribución proporcional a la participación de los asociados, según el uso que hayan hecho de los servicios que la cooperativa presta (el crédito).

Solidaridad. Es el valor esencial del cooperativismo. La solidaridad inclina al hombre a sentirse unido a sus semejantes en cooperación con ellos. La solidaridad es dar para los demás y recibir de los demás. No es caridad; es un acto recíproco. En este sentido, una cooperativa es algo más que una agrupación de asociados: es una colectividad. Este valor asegura que la acción común no sea meramente una forma encubierta de interés limitado por uno mismo. La cooperativa vela por el interés colectivo de sus asociados, dado que los recursos financieros y sociales de la misma pertenecen al grupo; son producto de las energías y la participación conjunta.

Principios cooperativos

Los principios son reglas o normas de carácter universal o mayormente universales, que orientan la acción del ser humano tanto individualmente como en su comportamiento en sociedad.

Los principios cooperativos constituyen un cuerpo normativo que las cooperativas deben aplicar en su actividad cotidiana, tanto en la vertiente social como en la económica de su gestión. Traducen los valores cooperativos, en una guía práctica para la acción.

Primer Principio: Membresía abierta y voluntaria. Las cooperativas son organizaciones voluntarias abiertas para todas aquellas personas dispuestas a utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades que conlleva la membresía sin discriminación de género, raza, clase social, posición política o religiosa.

Segundo Principio: Control democrático de los miembros. Las cooperativas son organizaciones democráticas controladas por sus miembros quienes participan activamente en la definición de las políticas y en la toma de decisiones.

Los hombres y mujeres elegidos para representar a su cooperativa, responden ante los miembros. En las cooperativas de base los miembros tienen igual derecho de voto (un miembro, un voto), mientras en las cooperativas de otros niveles también se organizan con procedimientos democráticos.

Tercer Principio: Participación económica de los miembros. Los miembros contribuyen de manera equitativa y controlan de manera democrática el capital de la cooperativa. Por lo menos una parte de ese capital es propiedad común de la cooperativa.

Usualmente reciben una compensación limitada, si es que la hay, sobre el capital suscrito como condición de membresía.

Los miembros asignan excedentes para cualquiera de los siguientes propósitos: El desarrollo de la cooperativa mediante la posible creación de reservas, de la cual al menos una parte debe ser indivisible; los beneficios para los miembros en proporción con sus transacciones con la cooperativa; y el apoyo a otras actividades según lo apruebe la membresía.

Cuarto Principio: Autonomía e independencia. Las cooperativas son organizaciones autónomas de ayuda mutua, controladas por sus miembros. Si entran en acuerdos con otras organizaciones (incluyendo gobiernos) o tienen capital de fuentes externas, lo realizan en términos que aseguren el control democrático por parte de sus miembros y mantengan la autonomía de la cooperativa.

Quinto Principio: Educación, formación e información. Las cooperativas brindan educación y formación a sus miembros, a sus dirigentes electos, gerentes y empleados, de tal forma que contribuyan eficazmente al desarrollo de sus cooperativas.

Las cooperativas informan al público en general, particularmente a jóvenes y creadores de opinión, acerca de la naturaleza y beneficios del cooperativismo.

Sexto Principio: Cooperación entre cooperativas. Las cooperativas sirven a sus miembros más eficazmente y fortalecen el movimiento cooperativo trabajando de manera conjunta por medio de estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales.

Séptimo Principio: Compromiso con la comunidad. La cooperativa trabaja para el desarrollo sostenible de su comunidad por medio de políticas aceptadas por sus miembros.